Ilumina Ediciones

Desde Chile, un nuevo mundo en historietas.

Bienvenidos / Welcome

Este es el área editorial de Ilumina Studio que contiene todos
nuestros títulos. Gracias por pasar.
This is the editorial area of Ilumina Studio that contains all our titles.
Thanks for visiting us.

Recent Posts

New kids capitulo 04

No hay comentarios



Hangin´Though


- ¿Qué pasa? - preguntó una dulce voz que me sacó del transe. Íbamos en un autobús desde la casa de mi amigo al terminal de buses de Concepción y me había quedado pegado, pensando, cuando pasamos por los viejos bloques de departamentos.

- Pasa que volví a los bloques donde viví hace como veintitantos años, casi treinta - le dije –. Y creo que me dio un bajón.

- Vamos- me dijo -, el matrimonio de tu amigo acabó y ahora que volvemos a la casa te pones nostálgico.

- Sí, bueno, es que estaban viejos, sucios y más pequeños de lo que los recordaba - respondí.

- No recuerdo que me contaras alguna historia sobre este lugar – me dijo –. Solo de tus fantasías de superhéroes y guerreros, pero algo mas urbano, no.

- ¿No? - pregunté extrañado – Bueno, el viaje es largo, y el tiempo sobra para tener una buena charla -. Me reí y terminé de contarle a mi esposa las historias del niño que vivió en estos bloques y también todo lo que vino después.

Los New Kids on the Block continuaron de moda hasta por lo menos el año 1991. Luego del disco Hangin´ Though vino el Merry, merry Christmas del que solo escuchamos el tema This is one for the children. Después vino el Step by Step lo que les permitió visitar Chile para el concierto de Amnistía Internacional el 12 y 13 de octubre de 1990, en medio de escándalos sobre las voces de los chicos que ya no cantaban (o tal vez nunca lo hicieron) y que en Chile fue muy notorio. Para esa altura ya estaba en el sur y tenía nuevos amigos pero sinceramente nunca reemplazaron a los antiguos.

Se veía venir, pero a los New Kids les salió competencia. Estos fueron los Linear, una banda de tres integrantes que hacían un pop romántico como los anteriores, pero con pintas de rebeldes. La banda de Charlie Pennachio sonó muy fuerte con la canción de Sendin´ all my love pero no dio para más. Un one hit wonder mas de los muchos que escuché en mi vida.

Por otro lado al año después de irme recibí una carta de Bella contándome las novedades de todos desde que partí, cosa que obviamente se produjo como respuesta a la carta que el Pato le había entregado por mí. Y a pesar que lo que diré sonará lo más cruel del mundo, nunca le escribí de vuelta.

- ¿Y por qué? - Preguntó ella -. ¿Cómo tan orgulloso?

- Si, tal vez fue orgullo herido de adolescente frustrado – le respondí –, pero también con los años uno se da cuenta que en materia sentimental nunca se podrán torcer los sentimientos de alguien por mas que se intente y yo había tratado de hacer exactamente eso. La excepción a la regla es cuando hay un vínculo fuerte hecho por la amistad y la confianza, y así las cosas se puedan ir dando. Pero en Chile los mejores amigos, y que por obviedad son los mejores postulantes a ser parejas, se repelen en materia sentimental. Es raro y me da la sensación que ellos están tan ensimismados que ni locos estarían con aquellos que los conocen hasta lo más intimo y prefieren buscar a un extraño y así ocultarse de manera exitosa.

- Tienes razón- me dijo-. ¿Y supiste que pasó con ella después?

- Si. O sea, a Bella la vi varias veces a través de los años cuando volví a vivir a la ciudad aunque no al mismo barrio. Esos encuentros fortuitos y sin querer me recordaban la película Cuando Harry conoció a Sally pero sin escenas desquiciadas ni sexo. Actualizábamos novedades y por lo general la veía con las nuevas parejas que solía tener, pero hace rato que no sé nada de ella a pesar de la existencia de las redes sociales. En una de esas charlas me contó que sus papás me habían visto de buena cara luego que ayudé al caballero y porque nunca dije nada a nadie sobre el incidente. Esto es chistoso como una sola buena acción cambió la visión que ellos tenían de mí.

- ¿Y aún te provoca cositas? - me preguntó en un tomo semi burlón pero con cierto dejo de celos.

- No me provoca nada, amor - Le respondí –. Lo que si al pasar por lo vivido a la sombra de los New Kids me enseñó a discernir. Pude distinguir el verdadero amor del egoísmo cuando te conocí y ahora soy feliz viajando hacia el futuro, soñando, y ya no solo.

- ¿En serio? ¿Y cómo puedo estar segura de eso?

- Estamos casados.

- Touché.

- Pero esa vida igual me trajo algunas cosas complicadas.

- ¿Cómo qué?

- Bueno, ahora puedo ver que las malas decisiones que tomó mi madre me afectaron mucho y eso desarrolló en mí una personalidad depresiva que llevé por años, no pudiendo llevar bien mi vida. Pero una vez que se sanó mi corazón, aún sin recordar a fondo estos detalles, entendí que frente a las cosas malas de la vida no debía traumarme sino aprender. Creo que eso gatilló un cambio profundo en mi personalidad y me ayudó poderosamente a desarrollar la escritura y el dibujo. Luego te conocí y así, hasta hoy. Además tú me alcanzaste a conocer algo emo.

- ¿Algo más que decir? – preguntó con cara de tratar de sacra toda la información que había.

- Si – le respondí notando su cara de expectación -. También me hace reflexionar en que debo pensar las cosas tres veces antes de tomar decisiones en la casa si estas afectan negativamente a mis hijos. Si. Eso.

Mi esposa me miró y sus ojos me decían que entendía la tormenta de emociones que pasaba en mi interior...

- Incluso los estaban cercando - le dije -. Supe que el sector ahora contaba con una fama de baja reputación, herencia de las generaciones que no supieron cuidar el hogar. Mis amigos ya no viven aquí y supongo que por eso no pudieron frenar la entrada de los terroristas mutantes que querían dañar la población.

- Amarra tu imaginación, mejor – rió ella –. Lo que si hay algo que no me queda claro.

- ¿Qué cosa?

- ¿Y en qué momento los New kids on the block salvaron el mundo?

Reí. Buen detalle. Suena lógico y esa es la parte que no conté.

- Eso pasó – asentí riendo aún -. Bueno, tal vez no salvaron el planeta pero sí mi mundo, en teoría.

- Explícate por qué me estás asustando – me dijo -. No me quiero enterar ahora que me casé con un mitómano o esquizofrénico…

- Tranquila amor – reí -. Verás, como típico mocoso egoísta y ensimismado me llevó a luchar por algo. Algo que tal vez no gané pero que con los años entendí. La pelea y la perseverancia es lo que importa en la vida ya que eso nos forja y nos vuelve sólidos y te ayuda a actuar en ciertas situaciones puntuales. Cómo cuando uno empieza ciertas cosas para lograr ciertos objetivos en la vida, pero ésta te termina llevando a otros que te sorprenden porque nunca se te hubieran pasado por la cabeza que podrían pasar. Si, es muy curioso porque te vuelve menos egoísta pero vale la pena intentarlo. También me hace pensar sobre lo que una canción puede hacer en la vida de una persona. Puede sanar o puede dañar. En este caso la música de los New kids me mantuvieron alejado de los problemas de la vida pero también sé de otros que la música los hundió hasta la muerte.

- Se nota que eres un escritor – rió ella -. ¡No puedes ser mas retorico y bueno para engrupir!

- ¿Me odias? - arremetí.

- A veces. Pero hoy no. Hoy te amo igual que antes y amo al niño gordito que bailaba como los New Kids On The Block y que escribe para salvar el mundo de los otros.

Mi esposa se quedó en silencio mientras me abrazó y cerró los ojos. Al rato llegamos al Terminal de Buses Collao y ahí tomamos la locomoción que nos llevaría al sur. Ella me volvió a abrazar para quedarse dormida esta vez y yo me quedé observando el paisaje por la ventanilla del bus y mi mente se estacionó. Cerré los ojos, respiré hondo y aún podía escuchar Hangin´Though en mi mente y a mis amigos bailarines. Espero que estén bien donde quiera que estén. Gracias amigos por enseñarme tanto. Es una lástima que nunca se los haya podido decir pero aún los quiero. Los quiero mientras una lágrima de alegría corre por mi mejilla y veo que los gigantes que antes me despidieran lo vuelven a hacer, ahora más viejos, pero con una sonrisa en el rostro como diciéndome reconfortados -Fue bueno verte de nuevo y esta vez maduro y con tu corazón sano. Vuelve pronto. Te extrañamos.-

Fin.

New kids capitulo 03

No hay comentarios


I´ll be loving you (forever)


Pasó ese semestre y la pasión también iba en descenso. Los New Kids fueron desplazados por lo que quedaba de la fama de Pablito Ruiz y por otros artistas que iban apareciendo. Pienso que esto debería ser lo mas importante a tratar por que mas que mal el grupo es el hilo conductor de este relato, pero esto está muy alejado de la realidad. Lo mas relevante ahora son las últimas cuatro cosas que ocurrieron paralelas a la baja de la fiebre por los New Kids. Y estas empezaron una semana antes del término del primer semestre de octavo básico.

La primera fue de noche. Eran como las ocho y ya estaba oscuro. Venía de comprar y pasaba por el bloque de Bella. No se veían luces a simple vista en su departamento pero una ampolleta se vislumbraba una vez que uno observaba bien. El caso es que miré y pasé de largo para llegar a mi casa pero vi a alguien sujetándose en la entrada del bloque de ella. Estaba mal a simple vista y me acerqué para saber si esta persona necesitaba ayuda y cuál sería mi sorpresa al darme cuenta que era el papá del amor de mis amores pero que no venía herido, si no ebrio hasta las patas.

La verdad es que no supe que hacer. O sea, si sabía, pero no encontraba que fuese una buena idea. Pero como el posible suegro necesitaba ayuda y esto tal vez eran puntos a mi favor, me llené de fuerzas y tomándolo de la cintura comencé a acarrearlo hasta su departamento.

No llegábamos nunca y entre pisos tuve que descansar. Me contaba que un duende del alcohol lo había asaltado y ante eso él no tuvo oportunidad. La batalla fue desigual. Recuerdo cuando mi abuela me contaba historias de las duendas que salían a tentar a los hombres en las esquinas y cuando estos se propasaban, estas sacaban fuerzas sobrenaturales y los castigaban dejándolos botados echando espuma por la boca. Ahora de viejo entendí que las duendas que mencionaba mi abuela eran famosas chicas de amor tarifado…

El caso es que llegamos a su puerta, toqué y cuando mi futura suegra me vio me puso unos ojos de furia pero supe controlar la situación, por suerte.

- Señora, vengo a dejarle su marido – dije.

- ¡Viejo cochino! - Gritó ella con rabia – ¡Entrate ahora!

Y cerrando la puerta lo metió y no me dio ni las gracias.

La segunda de las tres cosas que pasaron la supe cuando llegué de comprar esa noche. El quiebre de la relación de mi madre con su pareja era inminente y nuestro destino estaba echado. Las cosas en la casa se habían puesto peor. Antes de ir a comprar ellos estaban peleando y cuando volví lo estaban haciendo de nuevo. Me encerré en mi pieza y puse en la radio mi cassette de los New kids on the block para no escuchar lo que decían. De pronto todo se silenció tras un portazo. Salí de donde estaba y supe que el tipo había tomado sus cosas y se mandó a cambiar, dejando a mi mamá con rabia y tristeza. Comenzaron llamados telefónicos hacia el sur donde mis abuelos y las charlas eran cada vez más intensas. Fue entonces cuando escuché lo del viaje. Nos iríamos a vivir al sur y mamá ya lo había decidido.

Aun con esperanzas de que Bella se fijara en mi y a pesar que mi corazón había empezado a contar los días que me quedaban ahí, me junté con el Adrián al otro día. Andaba pésimo y quería conversar con alguien y me lo pillé cuando pasó por mi bloque. No venía precisamente a verme y recuerdo que ese día estaba muy nervioso, tartamudo y muy serio y no me quería soltar nada de lo que le estaba pasando.

- Mala onda socio – me dijo –. No es justo. Por culpa del tipo ese vas a pagar el pato. No es justo.

- Si lo sé – dije –. Pero no le puedo hacer nada. ¿Y tú? Sé que te pasa algo y me lo puedes decir.

- No loco. No pasa.

- ¡Bah! Se supone que somos amigos. Recién te conté mi drama y tú no quieres decirme nada. Ya po, dímelo, si al cabo ya me voy…

- Lo que pasa... - dijo respirando hondo –. Lo que pasa es que igual lo vas a saber…

- Pero dime – le reclamé.

- Pinché con la Bella – dijo mirando al suelo con una expresión mezcla de culpa y desgano–. Yo… lo que pasa es que me buscó y como tú siempre me hablabas bien de ella y como siempre me dijiste que solo eran amigos yo… y bueno…

- Ella te escogió a ti – le dije.

No recuerdo muy bien que pasó. Solo que caí por un barranco entre medio de Hidras que me devoraban y cada cosa que engullían volvían a crecer dentro de mí. El tema era más que claro. Ella me hizo caso del consejo de perseverar y había cumplido su sueño de estar con él. Ahora sin duda era la chica más feliz del mundo no así yo quien era el más infeliz. Y mi Cover Girl dejó de serlo desde ese mismo día. Y eso me dolió por que la batalla la había perdido definitivamente. Una que sin duda había empezado perdida. Ésta era la tercera cosa que había dicho que había pasado pero aún faltaba el remate de todo.

Esa noche lloré como el niño que era sin saber aún que estaba creciendo sin entender lo difícil que era la vida. Al otro día luego de volver del colegio mi mamá tenía la gran sorpresa del año. No me dio muchas explicaciones pero me dijo que estaba todo decidido. O sea, lo hizo oficial ahora. Terminaría el semestre y nos iríamos a vivir al sur a la casa de mis abuelos y esto ya se había hablado en mi colegio.

- De hecho ya estas retirado – me dijo secamente.

- ¿Cómo? - respondí enojado - ¿Cómo que estoy retirado?

- Los papeles están hechos y oficialmente ya no perteneces al colegio.

- Pero… ¡No! ¡No puedes! ¿Y las notas? ¿Y la convivencia de final de semestre? ¿Y mi graduación de octavo básico?

- Tú sabes que están todas las notas puestas y que la siguiente semana solo van por cumplir - me respondió -. Igual puedes ir la otra semana pero vas de forma “honoraria”. Sin cuadernos y sin uniforme, como oyente.

Duramente supe que los lazos con mis amigos y con Bella, a quien llevaba en mi corazón aún, se rompían irremediablemente y también la moda de los New kids y mis sueños. Todo estaba mal. Todo.

- No… no voy a ir – le respondí –. Si al fin y al cabo ya estoy fuera.

No me dijo nada. Supongo que estaba igual de afectada como yo.

Ese último día viernes que asistí a clases no le dije a nadie que me iba. Tenía vergüenza de verdad. ¿Qué le diría a mi curso? ¿Qué me iba por que mis padres no tomaban buenas decisiones y que no sabían qué hacer con sus vidas y conmigo? Incluso pensé en quedarme a vivir con papá en la ciudad y no irme al sur, pero no tenía el valor para hacerlo. Así que solo bajé la cabeza como un buen hijo obediente a su madre.

La siguiente semana, tal y como había dicho, no fui a clases. Fue la semana de embalar las cosas. Mis amigos supieron de mi ida y supe por el Pato que me echarían de menos aunque no vinieron a visitarme. Quizás querían dejarme tranquilo. Quizás la despedida era tan dura para ellos como para mi. Quizás el Adrián no quería verme a la cara por vergüenza. Bella creo que tampoco lo sabía y para paliar eso escribí una carta y la cerré en un sobre con mucho scotch para que no la abriera nadie y se la pasé al Pato para que se la hiciera llegar. Esa carta llevaba cada pedazo de mi roto corazón desparramado en frases donde le decía todo lo importante que era para mi. Era mi declaración oficial. ¿Por qué lo hice? ¿Quería quedarme con la última palabra?

Y luego en ese viernes final mientras hacían la convivencia de término de semestre, el Pato le entregó la carta a Bella (como lo supe mucho después) y al mismo tiempo yo iba en un bus raudo al sur dejando esta parte de mi historia enterrada, mientras que un gigante me veía irme con la cara seria la cual nunca supe si era de tristeza o de una sincera discreción.

Capítulo 4: http://iluminaediciones.blogspot.com/2017/12/new-kids-capitulo-04.html

Capítulo 1: http://iluminaediciones.blogspot.com/2017/11/new-kids-capitulo-01.html

Capítulo 2: http://iluminaediciones.blogspot.com/2017/11/new-kids-capitulo-02.html

New kids capitulo 02

No hay comentarios



2. Cover girl


¿Les conté de mi vida familiar? Claro que no. Yo era hijo de una madre separada que no la estaba pasando muy bien por esos días y que tenía una pareja con la cual nos mudamos a estos bloques. Pero este hombre, mayor que ella, le gustaba andar de viajes y disfrutar la vida, por lo que cuando llegaba el final de mes no habían muchos pesos y eso tensaba el aire. Mi madre peleaba con él pero así mismo también se reconciliaban. Trató de ser mi amigo pero poco le duró ya que intentó adoctrinarme como a su hijo, un chico del cual fui muy amigo y conducto por el cual se conocieron nuestros padres, y su doctrina básicamente buscaba convertirme en un animal competitivo. El problema es que yo nunca he sido la persona más competitiva del mundo porque siempre he creído que uno brilla por hacer bien su trabajo y no por andar buscando enemigos laborales a los cuales derrotar.

Entonces, este mundo fuera de mi casa se transformó en un refugio donde arrancar.

Ahora, bailar no era lo mío definitivamente. Entiéndanme, era un adolescente de trece años gordo. No, perdón, no era gordo. Era rellenito. Y el relleno no me permitía moverme libremente. Además tuve que aprenderme los pasos de las coreografías escuchando las risas de los demás. Juro que estuve a punto de retirarme varias veces pero cuando veía la cara de Bella todo eso se iba y me daba fuerzas para seguir luchando. Es increíble, ahora ya de viejo me doy cuenta que el amor es un motivador muy grande.

No les conté, pero había un momento en el día en que Bella era suelta de su cautiverio y libre por algunos minutos. Eso era cuando salía a comprar el pan. La mamá no solía hacerlo así que la enviaba y como no, ella me pasaba a buscar y era la media hora del día más feliz para mí.

- ¿Vamos? - me decía siempre.

Yo tenía la excusa perfecta para salir con ella y aprovechar de comprar el pan para la casa. La panadería del cerrito era nuestro objetivo y fuimos muchas, pero muchas veces en ese tiempo que viví en los bloques. Pero recuerdo que uno de esos días de fin de Febrero hubo una charla muy especial que merece ser mencionada.

- ¿Supiste? Hoy me compraron una revista especial de los New Kids y sale toda su información. Sus comidas y colores favoritos, cuanto miden y sus gustos en mujeres.

- ¿Me la prestas después?

- Si, po. La leo y te la paso mañana en el colegio.

- ¿Y sale si vienen a Chile?

- No lo vi. Pero si vienen vamos los dos al concierto. ¿Ya? - me dijo sonriendo.

¡Dios, la vida era hermosa como lo ven!

- Pero me gustaría también que el Adrián fuera con nosotros. Ahí mismo me lo pincho – rió con malicia.

Al invocar el nombre prohibido en nuestras juntas con Bella las cosas cambiaban de giro y no me gustaban.

- Pero amiga, ¿Él te ha dicho algo?

- No. Y la verdad es que no creo que me lo diga -. Esas palabras siempre me rompían el corazón porque veía que le dolían –. Ahora anda detrás de la Cintia y ni me infla. El amor duele a veces ¿Sabes? O sea, si tal vez me hubiera enamorado de otro me iría mejor.

- ¡No! ¡Yo creo que no debes rendirte, Bella! - Denme un Oscar por esta actuación –. Si sigues lo encontrarás. Nunca debes dejar de pelear y créeme que él algún día se fijará en lo especial que eres.

- ¿En serio? - dijo ella con una sonrisa de consolación que me derretía –. Siempre me dices lo mismo. ¡Que rabia! ¿Por qué no nos enamoramos si nos entendemos tan bien?

¡Exactamente pensaba lo mismo! Estábamos empezando a conectar tan bien, según creía yo, que ella como que estaba calibrándose con mi sintonía. Y fue en ese momento de duda donde, a pesar que tenía todo en contra, la tomé del brazo y me declaré. Ella se dio cuenta que el hombre que siempre estuvo a su lado era la que más la amaba y su corazón giró hacia mi y entonces nos besábamos y todas esas cosas del romanticismo juvenil acaecieron. ¡Al fin había ganado!

Mentira. Era demasiado tímido para decírselo. Así que callé como siempre guardándome en mi silencio lo que sentía y cambié de tema para verla reír de nuevo y seguir escuchándola. Pero me decía que en materia del baile lo estaba haciendo bien y eso era parafina al fuego. Por lo pronto seguía ensayando con los chicos de los bloques (no es broma, sonaba parecido) y sin darme cuenta era ya uno de los fanáticos del grupo. El problema fue cuando debíamos cantar. Y aquí estaba en desventaja.

Adrián es un tipo al cual le puedes tener envidia. Aparte de ser uno de los objetivos de las chicas él cantaba y, para mal de males, tocaba la guitarra. Eso las volvía locas. Nuestro servidor era “rellenito” y dibujaba. Eso las volvía cualquier cosa menos locas. Pero por esas casualidades de la vida el ingles nunca fue un idioma complicado para mí así que me fue fácil asimilar las letras de las canciones que venían escritas en los cancioneros. Así que me tiraba a cantar no más.

I get up in the morning and I see your face, girl
You're looking so good, everything's in place
Don't you know I could never leave your side, girl
Won't you stay here with me and be my bride?


Don't you know you're my kind, you're just what I like, girl
You're everything, don't you know you're alright
The only girl I've always needed for so long
You're my everything


Oh, oh, she's my cover girl
Oh, oh, oh, oh,
Oh, oh, she's my cover girl
Oh, oh, oh, oh


Ésta era la letra de Cover Girl que obviamente se la dedicaba a Bella aunque nunca lo dije directamente.

- ¡No es justo! - siempre regañaba el Adrián-. Tú no tienes voz para cantar ¡La tengo yo pero no me sale el ingles! ¡Qué rabia!

Créanme que eso me traía cierta satisfacción interior.

Y así nos fue dando los últimos días del verano de 1990 y como no, tuvimos que empezar las clases. Me tocaba ingresar al octavo básico A, el último año de la enseñanza básica.

La Saca jugos (la profesora de deportes y educación física) llegó ese año totalmente revolucionada y nos sorprendió con una de las ideas más geniales que me pudieron haber pasado en mi pubertad ya que me trajo muchos beneficios.

- Ya niños – dijo –, he decidido quebrar el plan escolar y no los evaluaré por esa gimnasia tonta que les hago todos los años.

- ¿Y cómo lo hará, señorita? - preguntó el Pato.

- Bailaremos las coreografías de Xuxa y los que se las aprendan sacarán un siete - dijo.

Todos aplaudimos la iniciativa y partimos de inmediato. Obviamente no faltaron los que se echaron para atrás y reprobaron la clase, pero su servidor sacó muy buenas calificaciones las que fueron las mejores en todos mis años escolares en la materia de educación física.

Inventé una danza nueva
Que puede hacerte electrizar
¿Quién querrá hacer la prueba?
Sólo hay que saber saltar

Yo doy de repente un pasito hacia atrás
Quito de mi mente los males que hay
Esta danza de los niños
¡No me canso de bailar!

Xu xu xu, xa xa xa
Este ritmo nuevo voy a bailar
Xu xu xu, xa xa xa
Si bailamos juntos, ¿Por qué parar?


Recuerdo la canción como si fuese ayer. La volví a escuchar ahora en streaming y me sacó una sonrisa. Abre paréntesis. Lo que ninguno de nosotros sabía es que semanas después estallaría el escándalo cuando alguien dio vuelta la cinta del cassette de Xuxa y más específicamente en esta canción, y encontraron ciertos mensajes satánicos que terminarían por enterrar la meteórica fama de la cantante que duró como cuatro meses en el país. Cierra paréntesis.

Pero volviendo a los chicos del bloque, nuestro gusto y pasión siguió por lo menos parte de ese primer semestre. Nos reencontramos con varios compañeros que, así como yo, estaban buscando su onda. Llegaron los rockeros satánicos, los bulling, los derechamente románticos y yo, uno de las víctimas de las modas. Supe también que Bella quedó en el curso de al lado por lo tanto ya no estaba conmigo. Eso me preocupó un poco, pero la pasión por los New Kids seguía y las fuerzas llegaban, además que no dejamos de vernos fuera del colegio.

Pero como dije antes este falso mundo consolaba mi vida haciéndome soñar cazando fantasmas para salvar a Bella, o conquistando reinos lejanos para regalárselos o siendo un agente espacial para rescatarla. Tenía muchas ideas y lentamente las empecé a dibujar. Nacieron algunos comics en hojas de cuaderno con ideas muy tontas, algunas, pero otras con ideas que creo que deberé retomar. Pero nunca supe que algunos hechos que estaban sucediendo alrededor mío me traerían cambios que harían terminar de sopetón esta etapa de mi vida.

Capítulo 3: http://iluminaediciones.blogspot.com/2017/11/new-kids-capitulo-03.html
Capítulo 1: http://iluminaediciones.blogspot.com/2017/11/new-kids-capitulo-01.html

New kids capitulo 01

3 comentarios


You got it (The right stuff)

Voy en un bus rumbo al matrimonio de uno de mis mejores amigos. Se me había pasado por alto que iba a ser en Hualpén y antes de siquiera llegar a sus calles me puse a recordar sin querer. Recordé que hace años crecí en esa comuna, en los bloques de cuatro pisos cerca del cerrito, y que donde pasé, creo, la mejor etapa de mi infancia: los trece años. Y cuando tienes trece años, creo de nuevo, es cuando se define quien serás en toda tu vida. O por lo menos eso me pasó a mí. Eso fue en el año de 1990, la época en que los New kids on the block salvaron el mundo. ¡Oigan, eso es cierto! ¡Yo los vi! Es verdad y aunque nadie más escuchó de esta hazaña, ahora se las compartiré para que todo el mundo lo sepa.

Corría 1990 y muchas cosas estaban pasando. El gobierno de la democracia había vuelto. En este año tuvimos uno de los mejores Festivales de Viña del Mar que recuerde con Juan Antonio Labra, Xuxa y sus Paquitas y Europe. Space adventure Cobra había llegado a la televisión estatal sin censura en medio de la transición entre la dictadura y el nuevo gobierno. Sonaba en la radio la Lambada y Another day in the Paradise y no puedo recordar otra ya que en ese tiempo aún no escuchaba mucha radio. Este fue nombrado el Año Internacional de la Alfabetización por la O.N.U, en Rusia se aprobó la ley de modalidades de secesión de las repúblicas de la Unión Soviética y todo mi mundo de adolescente de trece años estaba bien. Incluso la chica que me gustaba me esperaba en casa con los brazos abiertos para pasar nuestra vida juntos para siempre. Pero esa era la parte de la historia que solo estaba en mi mente y ya sabrán por qué.

En fin, estaba pasando el verano en el sur, en Valdivia, en la casa de mis abuelos, y las vacaciones con ellos significaban muchas cosas. Era vivir muchas aventuras como cuidar gallinas o comer helados en el Tosty junto a ellos. O sea está bien, sé que esto no suena muy atractivo pero para mí era un mundo que explorar. Siempre tuve una revoltosa imaginación y esta se manifestaba en todo su esplendor donde ellos. Las gallinas dejaban su forma natural y se transformaban en dinosaurios los cuales había que cazar, o la tierra del patio era el lugar ideal para hacer crecer un río donde los patos nadarían y llegarían más allá de los límites establecidos por la imaginación y serían libres, aunque mi abuela me retara por ello. En la tarde daban películas en la tele, esas en blanco y negro de dinosaurios y seres fantásticos, y yo almacenaba todo eso en mi alma, lugar donde solo yo podía entrar. Estaba feliz porque el año anterior me había vuelto fanático de los Cazafantasmas al ver su segunda película en el cine y me había podido comprar el cassette de su banda sonora en la disquería Popsi. Llegaron comics venidos de Argentina con aventuras de detectives, guerreros y ciencia ficción y como en mi país no eran dadas a sacar este tipo de publicaciones compré todo lo que pude y eso sazonó aún más la mente. Y si bien alguien puede decir que para esa etapa de mi vida pensaba muy infantilmente, les recuerdo que eran otros tiempos. Tiempos más inocentes pero a la vez más seguros contrastando abiertamente con los actuales.

Pero todo sueño debe acabar y eso lo definía la Noche Veneciana, la última actividad que cerraba la Semana Valdiviana y que alejaba a la ciudad del verano y la hacía entrar a la normalidad urbana. Aunque como reitero tantas veces, todo estaba bien. Volví a mi departamento en los bloques de Hualpén y al otro día salí a la calle a buscar a mis amigos. Con el pecho hinchado creyéndome un Indiana Jones criollo iba a tener la entrada perfecta para mi ego al contarles las “fantásticas aventuras” vividas en el sur, pero cuando los vi y quise saludarlos, ellos estaban en un extraño ritual del cual mi religión personal no me había advertido.

Estaban ellos cuatro, el Adrián, el Pato, el Yann y el Manuel bailando al son de una canción de un grupo que no conocía. Su técnica de baile era rara ya que lo hacían en línea con coreografía incluida y no lograba comprender por qué. Mi saludo les sacó del trance y luego de unas palabras me picó la curiosidad y les pregunté qué era lo que estaban haciendo.

- ¡Están bailando Hangin´Though de los New kids on the block! ¿No los cachai? - respondió la Fer, la única chica del grupo ese día, y que no la nombré porque no estaba bailando sino mirando a mis amigos con cara de babosa. Ahora bien, no es de extrañar tampoco ya que entre el Adrián y el Manuel se llevaban a todas las chicas y el resto quedábamos mirando. En especial yo ya que nadie me pescaba. Y ¿New kids on the block? ¿Qué era eso?

- No, nos los cacho – dije con aires de sin importancia –. Pero estoy escuchando a Howard…

- ¡Pucha que eres fome! - La Fran me cortó la frase de inspiración con la cual quería sorprender.

- ¡O sea si los cacho! - ¡Eso! Pasar de ignorante no era una alternativa para mí –. Pero ahí no más. Escucho otro tipo de música...

- ¡Son unos minos súper ricos! - arremetió la Fer -. No sé en qué planeta estás viviendo pero ellos son el grupo de moda, los que la llevan, los cool, los taquilleros, los chicos que todas las minas aman y que los minos deben imitar si quieren tener arrastre. Ellos son Jordan, Joey, Jonathan, Danny y Donnie Wahlberg.

Abro paréntesis. No lo sabía, pero Donnie tenía un hermano desconocido hasta la fecha, Mark, que en los noventas se puso a cantar bajo el nombre de Marky Mark y sacó un éxito junto a su banda The Funky Bunch, cosa que luego trató de eliminar de su vida al darse cuenta que funcionaba mucho mejor como actor. Si no me creen busquen en su cuenta de Vevo en Youtube si está la canción Good Vibration, y verán. Cierro paréntesis.

- Igual tienen cierta gracia – dije a medio murmurar –. Tienen buenas canciones y los cabros están idiotizados bailando y ni me pescan…

- Podrías bailar con nosotros – dijo Adrián en medio de su show.

- Rebotar diría yo – rió el Yann y de paso también todos. Bueno, no les había contado algo relativo a mí: era un adolescente de trece años gordo. No, perdón, no era gordo, era rellenito. Y debido a ese pequeño gran detalle ahora entienden por qué les dije que a mi “nadie me pescaba”.

- ¿Viste? - dijo la Fer – Son la mejor banda del mundo y estamos formando el “fanclab”. Y no tomes en cuenta al Yann que también está dentro del “fanclab” aunque sea el único hombre.

- ¡Oye! - respondió él -. Sólo lo hago porque hay hartas posibilidades de pinchar. Soy bien hombrecito pa´ mis cuestiones...

- Ya, como sea – rió la Fer -. Incluso la Bella está metida en la onda...

- ¿Qué cosa? - ¡Epa! Eso no me lo esperaba -. ¡No pasa nada! A ella le gustaba Luis Miguel y Chayanne ¿Cómo cambió tanto sus gustos?

- Para que veas no más - dijo burlona -. Si no cacha su ventana del departamento, po, y dime si no está mirando a los cabros bailar...

Entonces giré la vista a una pequeña ventana del tercer piso del bloque de enfrente y me topé con la cara sonriente del amor de mi vida que tenía en esos días. Bella estaba ahí. No, no la de Crepúsculo. Si no mi Bella, la que sería nombrada luego de estos acontecimientos como “Cover Girl”.

Ella era la encarnación de la perfección según mi mente febril de trece años. Ella era la más dulce, la más risueña y lo más hermoso de la tierra inmensa. Sentimientos tan grandes flotaban de mí hacia ella que cuando la vi mi mundo volvió a estar entero y solo pude gritarle a todo pulmón: ¡Bella, volví! ¡Baja y repintaremos este mundo los dos! Entonces ella bajaba y nos abrazábamos y caminábamos hacia el horizonte arreglando las cosas que estaba mal en esta tierra y lo hacíamos un lugar mejor para nosotros.

Mentira. Eso nunca sucedió. Mi mente prefería crear estos universos alternativos donde esas cosas si las vivía y lo que en realidad pasó es que se alegró de verme y me lo hizo saber con señas. De hecho no solo me las hacía a mi si no también al Adrián. La cosa es que ella no podía estar mucho rato ya que su mamá no le dejaba salir a la calle ni para juntarse con nosotros ni para que viera nuestras tonteras. Pero Bella era inteligente y se daba sus minutos en su portal al mundo exterior. Fue entonces cuando me di cuenta que junto con mirar al Adrián, también lo hacía con todos y creo que en ese momento me di cuenta que podía hacer algo para que se fijara en mi definitivamente. Debía hacer caso a las palabras del Yann aunque eso costara mi imagen personal.

Capítulo 2: http://iluminaediciones.blogspot.com/2017/11/new-kids-capitulo-02.html

Reseña de La custión pa´ cuatica desde Maniacomics

No hay comentarios


Reseña de los chicos de Maníacomics a la Custion pa´ cuatica. ¡¡Muchas gracias y alegre que les haya gustado!!

Léela aquí: https://www.facebook.com/MANIACOMICScl/posts/352500771840855



Transcripción acá:

[MANÍA-RESEÑA] [COMIC-CHILENO]

Hace un tiempo atrás recuerdo que leí un cómic de un gatito, era el Gato Elias y la historia era "Soy Leyenda". Es una historia del 2014, pero el gato Elias sigue saliendo y lo seguirá haciendo, gracias a su creador, Julio Acuña Formador, o simplemente Formador, que se nota que ama a su personaje y desde el 2003 a hecho crecer el universo de este simpático e inocente gatito amante de la comida Kitty Katy.

Hoy leí su nueva aventura "La Custión pa Cuatica", que puede conseguirse tanto física como de forma on line. Y la verdad es que si, es cuatico, es un torbellino de referencias a leyendas, programas de TV y humor. Porque este es un cómic para entretener a niños de todas las edades, así como yo con mis ya pasados 30 atardeceres.

Es la noche de San Juan y en una instalación secreta del gobierno algo escapa. Algo malo. Mientras, cerca, en el bosque, Elias y sus amigos, Toshiro, Ñoño y Augusto Pinochet (sip, se llama así) escuchan música y cuentan historias de terror. A Augusto le dan ganas de hacer del uno y se adentra al bosque. Pero pasa el tiempo, comienza a llover y no aparece. Buscándolo se encuentran con una gatita... Desnuda!! Bueno, es que es egipcia. Ahí se enteran que los malos malosos del gobierno experimentaron con ella, que tiene poderes y le hicieron abrir un portal al mismo infierno de donde escapó algo malvado. Así que Elev... digo, Cuchita, se va con los gatitos que al recordar las historias de terror saben a lo que se enfrentan: un mal antiguo de las leyendas de los Selknam.

¡Ahora deberán arriesgar sus vidas para rescatar a Augusto Pinochet del infierno!

Si, todo se lee raro... O cuatico, no? Los personajes saben que están en un cómic así que el autor aprovecha al máximo ese recurso creando situaciones delirantes que suceden porque es un cómic, pues! Locuras y aventuras dignas de los dibujos clásicos de los Loony Toons.

Un cómic entretenido y con corazón para aquellos que son niños y para los que quieren volver a serlo, al menos por el tiempo que duren leyendo al Gato Elias y descubran todas las referencias que tiene este cómic.

Dan Defensor

Reseña de La custión pa´ cuatica desde el Vlog de Carlos

No hay comentarios


Carlos Martinez, Youtuber, escritor, comiquero de corazón y amigo mio me dio un espacio en medio de su canal para reseñar lo nuevo del gato. Infinitas gracias por el apoyo y les dejo sus apreciaciones del comic para que todos lo vean. Y les dejo su canal para que se susbcriban cliqueando la campanita para recibir sus actualizaciones. https://www.youtube.com/channel/UCOjNcwEwvpDtewcZeBe9pJA Nos vemos.


El gato Elias, La custión pa´ cuática

No hay comentarios
El gato Elias
La custión pa´ cuática

Una gata con super poderes; un grupo de amigos llamados los "Es lo que hay"; un entierro secreto; un monstruo de otra dimensión y todo esto en la noche de San Juan. ¡Bienvenidos a la aventura!

Fecha de aparición: 23 Octubre 2017
Volumen: 36 páginas
Leer online vía Subcultura
Adquiere el ejemplar físico.
Caracteristicas:
13,5 x 19 cm
Portada color.
36 páginas papel bond blanco y negro.
VALOR: $3.000
Comprar aquí

Black, Edicion Especial 6

No hay comentarios
Memorias de un chico invisible
Capítulo 6 
Cierra tus ojos.
¿De donde salieron los poderes de Eric? ¿Quién era el tipo que encontró botado? ¿Es amor lo que el chico siente por Claudia? Las respuestas comienzan a llegar en el sexto episodio de las Memorias de un chico invisible...

Fecha de aparición: 16 Septiembre 2017
Volumen: 40 páginas
Leer online vía Subcultura


Review y preguntas de Black

No hay comentarios


Aquí les traemos una revisión del título de Ilumina Ediciones formado en casi su totalidad por lectores del comic. Y de paso les invito a leerlo apoyando al comic nacional.



Nuevo video!! Cohete Lunar - Viaje a Plutón - Nuestra experiencia

No hay comentarios


El Festival Cohete Lunar nos seleccionó para su versión "Viaje a Plutón" y esto fue lo que vivimos. Desde Temuco le damos las gracias a la organización y a los que pasaron por nuestro stand y compraron nuestro arte.



Valdivia en Comics / La ciudad según el comic de Black

No hay comentarios

SI NO HAS LEÍDO BLACK ¡¡CONTIENE SPOILERS!! Valdivia es el escenario de las aventuras del primer superhéroe adolescente chileno llamado Black. Conoce las locaciones que sirvieron de inspiración para la obra y llévate gratis un gran consejo.



¡¡Ultimo video!! Plan de negocios para fanzines

No hay comentarios


Nos despedimos del mundo Youtube con este video que prometimos la semana pasada. ¿Se pueden generar ganancias con los fanzines? ¡Claro que si y la respuesta está aquí!